Autoconocimiento y manejo de emociones, las claves para un clima laboral motivado y productivo - Klika

Autoconocimiento y manejo de emociones, las claves para un clima laboral motivado y productivo

Casi siempre los problemas profesionales y un mal clima laboral son consecuencia de motivadores e intereses no satisfechos, o competencias blandas no desarrolladas.

Es conveniente que la organización propicie continuamente medios para conocer muy bien a sus colaboradores y que éstos se conozcan a sí mismos: sus intereses, necesidades, competencias, motivadores y áreas de oportunidad. Así como la importancia que se le debe dar a las competencias blandas a la hora de la contratación, y el continuo desarrollo de las mismas.

El autoconocimiento conduce a un estado de autoconfianza y automotivación, necesarios para el desarrollo de diversas competencias, el manejo asertivo de las emociones. Todo esto conduce a un clima laboral óptimo para el buen desempeño y logro de objetivos.

Llevar asertivamente las emociones

La inteligencia emocional es clave. Muchas de las soft skills dependen de esta competencia. Se dice que el 60% del éxito laboral de cada individuo proviene de su inteligencia emocional. El autoconocimiento es esencial para controlar emociones e identificar nuestras necesidades e intereses. Esto aporta dirección, seguridad, sentido y motivación.

Mediante una reflexión que nos lleve a conocernos, profundamente podremos detectar nuestros principales intereses, motivadores, competencias y áreas de oportunidad. Y así tomar decisiones adecuadas, desarrollar competencias o detectar qué nos está frenando, frustrando o afectando nuestro comportamiento, actitud y, más allá, nuestra carrera profesional.

Valores emocionales

Un mal estado de ánimo puede afectar significativamente un equipo de trabajo, afectando la productividad. En ese sentido, es importante la individualidad: conocerse y estar atento a las necesidades específicas. Este tipo de ejercicios debería procurarlos la empresa y hacerlo cada cierto tiempo. Nuestros motivadores y necesidades van cambiando.

Debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos como parte de un equipo de trabajo de generar un buen clima laboral. Nuestros actos y actitudes inciden directamente en el ambiente y, más aún, en el rendimiento. Es importante desarrollar los siguientes valores emocionales para colaborar con la creación de un ambiente motivado y productivo:

Humildad

Todos necesitamos reconocimiento, pero no dejes que el ego y la soberbia tomen el control. Una guerra por ganar notoriedad a toda costa traerá desgaste emocional y conflictos. Confía en ti y así no necesitarás el constante reconocimiento y la necesidad de destacar, tú sabes lo que vales.

Apertura al aprendizaje

Todos –independientemente de la posición que ocupemos–, estamos en constante aprendizaje. Pretender siempre hacer las cosas a nuestra manera y no escuchar nuevas ideas y diferentes perspectivas, limita la posibilidad de aprender y nutrir nuestros proyectos.

Creatividad

Valor fundamental que invita a salir de la zona de confort, buscar nuevas formas, adaptarse a los avances y cambios constantes. Actitud de apertura y flexibilidad para generar nuevas ideas y procedimientos.

Alegría y positivismo

Está muy de moda hablar de la psicología positiva en el ámbito organizacional. La alegría y la actitud orientada a éste, sí son esenciales para un clima laboral favorable y motivado. A pesar de las circunstancias, sonreír y pensar en soluciones, evita la frustración y desilusión.

Una actitud alegre y optimista son hábitos necesarios que impactan en la productividad: hablar de soluciones y no de problemas, animar, abrir el mapa mental, ver las cosas en perspectiva y visualizar oportunidades. Todo es cuestión de actitud: podemos tener problemas, pero serán del tamaño de cómo los veamos. Una mente positiva ve un fracaso como aprendizaje, ve más soluciones que problemas.

Compañerismo

Actitud de servicio y ayuda a los demás, salir de nuestro yo. Fomentar la solidaridad en el equipo y convertirlo en hábito fortalece las relaciones y la gratitud. Ayudar a nuestros compañeros y estar al pendiente de ellos, crea un ambiente de armonía, solidaridad y unión.

Todos, independientemente del lugar que ocupemos dentro de una organización, tenemos la responsabilidad de colaborar en la creación de un clima laboral óptimo, esto ayudará a generar un ambiente de motivación y, por ende, un equipo de trabajo productivo.

error: Content is protected !!