Yogome, la startup global con la que aprendes jugando

Para la startup Yogome, estudiar y reforzar los conocimientos no es sinónimo de padecimiento, al contrario, incluye guerras espaciales y personajes con poderes mágicos ¡Conócelos!

yogome logo

Era el año 2011 y las tabletas y smartphones se apoderaban de las manos de los niños en casi cualquier rincón del mundo, esa fue la oportunidad que vio el equipo de Yogome para crear algo divertido y educativo dirigido a ese público cautivo por la tecnología. Hablamos con Manolo Díaz, co founder y CEO de Yogome, sobre la evolución del proyecto y la facilidad de ubicar talento de programadores en México.

“Vimos que no había de otra manera, los niños iban a ser big fans de los dispositivos móviles”, afirma Manolo al contarnos cómo surge la idea de unir la tecnología móvil y un mercado bastante especial: ¡los infantes! Para él estos dispositivos se convertirían en los nuevos juguetes favoritos de los pequeños, llegando a tener la misma importancia que para las generaciones anteriores mantuvo la televisión.

Los dispositivos ya tenían presencia al alcance de todas las familias, estaban los clientes principales (los niños) y las horas que seguramente utilizarían para jugar y entretenerse, entonces, “¿por qué no tomar un poquito de ese tiempo y convertirlo en un espacio productivo donde ellos aprendieran matemáticas y ciencias, con contenido relevante y de calidad?”; a partir de esa idea nació Yogome.

La tecnología como facilitador

yogome

Si bien es cierto que todos los proyectos educativos pueden incrementar los niveles de enseñanza en México y el mundo, aún hay mucho por hacer, “la tecnología puede ayudar como facilitador, pero tampoco funciona así: nace, se le entrega un iPad y ¡listo! ya se graduó”.

Manolo reconoce que la escuela es importante y estos nuevos medios llegan como reforzadores de la educación que allí se imparte, sin dejar de lado que muchas veces aprendemos más habilidades fuera del salón de clases, “ahí es donde llega Yogome a complementar”, afirma.

Doble cliente

Si programar el juego completo parece ser difícil, lo es más (y por doble partida) enamorar a dos tipos de clientes muy diferentes, los que juegan: los niños, y los que pagan: los padres.

¿Ante quién o quiénes pelea una nueva empresa educativa tecnológica infantil?, ¿acaso es con las grandes industrias como Disney? “Cuando intentamos ganarnos un espacio en esta industria debíamos ir pensando en diferenciarnos de otros productos similares, era eso o apostarle a que los personajes de Disney ya no son tan conocidos por las nuevas generaciones”, contesta Manolo.

Pero cuando los niños van a una juguetería no encuentran los personajes de Yogome, en ese instante el equipo fundador notó que el producto no era del todo para los menores, “el usuario es el niño, pero los clientes son los padres que están buscando herramientas para que sus hijos no desperdicien todo el tiempo que pasan con los dispositivos móviles”.

Una vez que entendieron eso tuvieron mejores resultados y comenzaron a recibir correos de los padres, encantados con los juegos que le han ayudado a sus hijos. Manolo cuenta que “a veces también tenemos quejas y sugerencias, las resolvemos enseguida y ¡listo: papás contentos! Si de algo nos hemos dado cuenta es que si ellos están involucrados en este proceso, la experiencia con Yogome va a ser mejor; si a padres e hijos les gusta, la dinámica será más interesante”.

El ciclo Yogome

 “Aprender con Yogome es una aventura donde los niños son los héroes y salvan el mundo con el poder de su conocimiento”: Manolo Díaz, co founder y CEO de Yogome.

Precisamente lo que diferencia a esta startup de las grandes marcas es su mezcla de elementos de entretenimiento y elementos de educación a través del ciclo Yogome:

  1. Mini-juegos educativos. Los niños pasan por una currícula desarrollada por expertos en ocho materias para cada edad.
  2. Juega y explora. Coleccionan personajes, los mejoran y entrenan para que ganen una batalla; no hay educación académica como tal, sino que desarrollan habilidades como concentración y rapidez.
  3. Gana recompensas. Entre más mini-juegos educativos jueguen los niños, podrán coleccionar más PowerCubes para personalizar a sus Yogostars.

“En nuestros primeros juegos nos dábamos cuenta que eran sólo educativos, que los niños jugaban 10 o 15 minutos y se desencantaban; regresaban tres días después”, dice Manolo, quien aprendió, junto con el equipo desarrollador, que a los niños sí les gusta el contenido educativo, pero cada cierto tiempo necesitan un break para regresar a sus juegos de aventuras de siempre.

yogome juego

Manolo asegura que decidieron agregar toda esa parte y “no ha sido fácil porque es ingresar en otra industria y hacer juegos puros de entretenimiento, que no es nuestro objetivo #1 pero nos ha funcionado bastante bien”.

Los personajes de Yogome enseñaron que aprender con la aplicación es toda una aventura “donde los niños son los héroes y salvan el mundo con el poder de su conocimiento”.

Un equipo muy pro detrás de Yogome

Al tanto de los juegos, además de desarrolladores y programadores, en Yogome hay psicólogos y educadores, “entre ellos la directora académica Sandra Jacobo, que está en nuestra base en San Francisco, California, Estados Unidos; estudió en Berkeley e hizo su especialización en Harvard”, quien junto a su equipo de educadores mexicanos definen los contenidos para Yogome.

Lee: 99 MINUTOS, para una generación de lo quiero y lo tengo

Pero, ¿qué tan fácil es armar un equipo pro en México? Para Manolo el boom de la tecnología es algo nuevo en México, por lo que es muy fácil conseguir talento junior, pero se puede complicar un poco cuando se requiere de talento senior. “Es importante encontrar el balance del nuevo talento que hay en México, con la experiencia; que a veces si tienes que buscar en otro lado”, como el caso de su directora ejecutiva y de marketing, Alesha Bishop, que se encuentra también en San Francisco.

Pero no todos son extranjeros en el equipo Yogome, luego de que los inversionistas le pidieran a Manolo y a Alberto Colín, los co fundadores de Yogome, tener oficinas en la CDMX para facilitar sus visitas, ellos rentaron lo que hoy llaman la “Yogomansión”. Allí llega el talento de todo México para formar parte del equipo.

yogome

“No se tienen que preocupar a dónde llegar, vivimos en una estilo fraternidad; así empezamos a traer gente de Sonora, Querétaro, Guadalajara y Zacatecas porque sí hay talento. Nuestro objetivo es el desarrollo de juegos, algo que resulta atractivo para los programadores, por lo que no hemos batallado al reclutar gente talentosa”, asegura el directivo.   

Así que si eres parte de esos talentosos y te quieres unir a Yogome o empezar una idea que tienes en mente, la invitación de Manolo es muy clara:

“No lo duden, no hay mejor momento en México para hacerlo. Nosotros empezamos hace siete seis años, sin fondos y buscando capital; ahorita hay miles de ellos, incubadoras, el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem); juntos estamos generando un buen ecosistema”; porque recuerda que trabajar es igual que aprender con Yogome, no tiene por qué ser aburrido y siempre podrás entrenar y mejorar a tu personaje favorito: Tú mismo.

¡Certificados por la Universidad de Yale! 

Durante dos años el equipo de Yale hizo pruebas aleatorias con Yogome.

Resultado: Usando Yogome dos veces a la semana durante un mes, se ayuda a que los niños mejoren sus habilidades académicas significativamente.

yogome team

Los números Yogome no  mienten

  • Más de 500 mini-juegos.
  • El costo es de 112 pesos al mes.
  • 8 materias clave: matemáticas, ciencias, geografía, idiomas, programación, creatividad, salud y sustentabilidad.
  • Apto para niños de 5 a 12 años.
  • Disponible en más de 150 países.
  • Estados Unidos es su mercado #1, seguido de Filipinas y México.
  • Trabajan 35 personas en la compañía, con gente en San Francisco, Ciudad de México y San Luis Potosí.
  • Han levantado 3 millones de pesos en financiamiento y van por su 2da ronda de inversión.
  • Casi el 100% de los ilustradores de Yogome son de San Luis Potosí.
  • Se hacen actualizaciones del juego cada 2 o 3 semanas.
Visítalos

Facebook: