Amplía tus oportunidades financieras con liquidez

Amplía tus oportunidades financieras con liquidez

La liquidez es un concepto que se utiliza para describir qué tan fácil es convertir los activos en efectivo. Para contar con la capacidad de hacer frente a las obligaciones en un momento determinado. Desde luego, el activo más líquido, es decir, el de más fácil transacción o de disponibilidad inmediata, es el efectivo, seguido por el saldo en una cuenta de cheques o de ahorro. De lo contrario, los bienes muebles e inmuebles, son activos poco líquidos. Esto responde a que puede tomar meses, incluso años, venderlos y convertirlos en dinero.

¿Y si habláramos de tu empresa?

En ocasiones, las empresas toman decisiones con base en el valor contable de sus libros. Sin detenerse a analizar si tienen la sufciente liquidez para llevarlos a cabo.

Ahora consideremos el siguiente caso: nuestra empresa tiene activos por 30 millones de pesos y deudas por 500 mil pesos. Todo parecería estar muy bien. Pero tenemos que revisar la distribución de nuestros activos. Si la mitad de estos 30 millones está invertido en una bodega, una cuarta parte está en inventario, la otra cuarta en cuentas por pagar. 

¿Entonces, qué hacemos para cumplir con nuestras obligaciones, al menos en el corto plazo?

Enfrentar las adversidades

Cuando todo parece “pintar” bien, muchas personas invierten su dinero en inmuebles o en acciones. Compran nuevos equipos o refuerzan sus inventarios.

Esto lo hacen con la finalidad de lograr un mayor rendimiento. De pronto viene un gran revés: pierden su trabajo, tienen algún accidente, el mercado cambia, y se ven obligadas a vender en ese instante, quedan atrapados por la llamada Ley de Murphy, que dice: “si algo puede salir mal, entonces saldrá mal”. Se ven obligados a malbaratar sus activos para venderlos con urgencia.

Es importante considerar un fondo de emergencia líquido y accesible: ¡listo para cuando lo necesitemos! No tenerlo es un problema para muchísimas personas y empresas que, lamentablemente, deben echar mano del crédito más caro.

Liquidez para aprovechar grandes oportunidades

En este escenario, las oportunidades no avisan. También para lo bueno hay que estar preparados, De hecho, numerosas fortunas se han amasado en situaciones de crisis: cuando los mercados están en picada. Es en estos momentos cuando el pánico provoca que las personas vendan, casi a cualquier precio. Aunque suene drástico, hay que ser realistas: estos momento son ideales para comprar, claro, siempre que contemos con el dinero disponible para capitalizar las grandes oportunidades.

error: Content is protected !!