Afluenta, la oportunidad de expandir tu capital

Afluenta, la oportunidad de expandir capital

El inicio fue desde cero. Todo pensado en vertical: préstamos entre personas P2P.

“El dinero ni siquiera es nuestro. Ayudamos a que los clientes manden dinero de un lado para el otro. Pueden entrar con poco, lo vuelven a invertir y el rendimiento es altísimo”, cuenta Alejandro Cosentino, director general de Afluenta, la primera red de finanzas colaborativas de Latinoamérica.

Con amplia experiencia en el ámbito de la inversión y el crédito, una de las filosofías que permea a la empresa es la lealtad y sinceridad hacia sus aliados.

“Por ejemplo, si un cliente viene y desea invertir 100 mil pesos, nosotros le sugerimos que lo haga con 10 mi. De esta manera se familiarizará con nosotros y a su vez les da confianza”.

Otro de los valores que ha hecho crecer y mantenerse es la atomización.

“Eso te da un mayor chance de que los retornos serán más estables y sólidos. No se trata de poner todos los huevos en una sola canasta. Se distribuyen entre mucha gente. Eso es lo importante. Y lo venimos haciendo desde el principio. Lo que queremos es que la gente invierta bien. De nada nos sirve tener a una persona invirtiendo 50 mil y que después deje de pagar. Tenemos clientes atomizados: cada uno da mil pesos. Así, la posibilidad de que 100 mil clientes no paguen, por ejemplo, es bajísimo”, matizó Alejandro.

La estrategia

“Después del primer año nos dimos cuenta de que el modelo de negocio era posible. Éramos capaces de segmentar, poner un anuncio en Google y que la gente le diera “clic”, completara una solicitud en línea, hacerle un análisis y poder presentársela a un inversor”, destacó Cosentino.

Con esta base, ya para el siguiente año, quisieron crecer. Así fue como salieron a buscar inversiones encontrando las mejores postulaciones en Argentina. Eso representaba el inicio de la expansión regional.

“Ir hacia Perú fue sencillo. En busca de más capital encontramos al Banco Mundial, Elevar Equity, que es un fondeo de inversión en la costa oeste de Estados Unidos, y un inversor mexicano. De esta manera advertimos que lo que hacíamos podía empezar a interesarle a más inversores».

“México creció a una velocidad impresionante: siete veces más rápido de lo que tardamos en hacerlo en Argentina. Mientras en el país sudamericano había 10 mil préstamos por 350 millones de pesos, ya había capital propio mexicano”, subrayó Alejandro.

La desconfianza como desafío

El director general asume que la confianza ha sido uno de los grandes desafíos rumbo al progreso de Afluenta. “En América Latina siempre hay dudas sobre la legalidad de los proyectos, más cuando se habla de finanzas. México lo sufrió en el 95, con el llamado “efecto tequila”.

Desde entonces el panorama ha mejorado. Pero la situación de países como Brasil, Argentina y Uruguay, aún es muy volátil. Por eso la gente desconfía.

“Y es lo que pasó con Afluenta. Al ver que surgió algo innovador, la gente desconfía en automático. Ésta se elimina trabajando correctamente, con transparencia y dejando que el tiempo pase. Si te quiero vender, tú no me compras, y te insisto, te voy a provocar una mala percepción. Si te dejo y vuelvo a persuadir en otro momento, me lees en el periódico, o un amigo me recomienda, se empieza a generar la confianza. Ésta no se da por generación espontánea”, enfatizó Alejandro.

En cuanto al siguiente paso, Alejandro asegura que en Argentina desean seguir creciendo:

“Nos tomó los primeros cuatro años lograr 100 millones de pesos; del cuarto al quinto colocamos hasta 200 millones de pesos. Ahora, por trimestre, estamos colocando 100 millones de pesos. En México pensábamos recuperar 10, llevamos 8. La velocidad a la que hemos crecido ha sido siete veces en comparación a como iniciamos en el país sudamericano. En cuatro meses estimamos que terminaremos con el doble de lo que hemos transaccionado, 20 millones de pesos. Seguramente a mediados del 2019 seremos líderes”, concluyó.

Así funciona Afluenta

  • La tecnología hace que no se pueda invertir más de 50 préstamos (5% de cada ticket)
  • Si la persona va atomizada, tendrá al menos 100 préstamos; si es agresiva, tendrá 25. Pero va bien atomizada
  • En caso de que una persona no pague el interés del préstamo, va directamente al inversor. Afluenta sólo obtiene su parte proporcional por el servicio, pero todo el interés va directamente al inversor.
  • La siguiente parte es recibir el producto que se pidió, llegó el momento de pagar.
  • Los servicios se cobran cuando son efectivamente depositados.
error: Content is protected !!